domingo, 4 de marzo de 2007

Amigo

Nos conocimos hace un par de años, en esa época era una pendeja de 19 años, que andaba en la joda, vos un par de años más que yo. Tan distintos a lo que somos ahora.
Yo totalmente alocada, no me importaba nada de nada, vos un tipo cerrado, con las mismas cualidades que tenes hoy en día.
Fuimos cambiando, nos fuimos conociendo cada vez más.
Nos enamoramos, de eso estoy segura, pero no coincidimos con los momentos.
Siempre me dijiste que íbamos a ser eternos amantes, pero yo siempre te trate de demostrar que no iba a ser así.
Nos distanciábamos y nos volvíamos a encontrar, así un millón de veces.
Vos porque tenias que trabajar en otros lugares y te alejabas por un buen tiempo, pero siempre en contacto telefónicamente.
Yo porque al igual que ahora necesitaba estar sola, pero vos todo bien, o iniciaba otra relación, y por lo tanto me alejaba.
Al principio todo bien, hasta que te pusiste denso cuando te pedí que no me llamaras mas, que no me escribas mas, y así fue como comenzamos a mostrarnos otras facetas, las tuyas nunca demostradas, diciéndome al comienzo que si somos amigos nos teníamos que seguir viendo igual, y yo siempre te dije que lo nuestro no era una amistad verdadera, que la amistad era otra cosa. Me dijiste en ese momento que nunca me ibas a olvidar, que a pesar de que pasaran los años y alguno de los dos se casara nos íbamos a seguir viendo igual.
Yo siempre te dije que eso no iba a suceder.
Te enfermaste, al enterarme, te fui a visitar, estabas echo bolsa, estuviste a punto de morirte, te había agarrado una gran pulmonía (enfermedad pulmonal que siempre se debe a problemas sentimentales), esa noche lo único que hiciste fue tratarme mal, enojado porque estaba con otra persona, me dijiste muchas cosas feas, muchas que no sentías, pero me hicieron mal, igualmente. Y yo te fui a ver porque estaba realmente preocupada por vos.
Después de eso y al tiempo nos volvimos a ver, yo ya no estaba con otra persona, tuvimos nuestro gran reencuentro.
Y la relación iba mejorando día a día, hasta que yo volví a caer en este estado, en el cual no quiero ver a nadie, pero vos no intentaste saber que era lo que me pasaba realmente.
Nos alejamos nuevamente y hoy cuando pudo todo cambiar, no lo hacemos, porque somos egoístas, y nos enojamos con el otro, y talvez los dos tenemos razón.
Vos por tu lado, yo por el mío.
Mucha gente dijo que nosotros íbamos a terminar juntos y yo creo que esas personas se equivocaron, porque esto ya llegó a su fin.
A pesar de todo te quiero mucho.
Y como siempre te digo, que como típico canceriano, no te escondas en esa coraza, deja que alguien encuentre tu corazón porque realmente te lo mereces.
Ya nos volveremos a ver, cuando se nos pase el enojo a los dos.
Ambos somos muy complicados y tenemos nuestros rayes, pero es difícil dejar de ver a alguien después de crecer casi juntos, porque a pesar de que tenes un par de años mas que yo, vos creciste a mi lado, como yo lo hice también.
Ambos supimos escucharnos en su momento, y eso fue muy bueno, hoy somos muy distintos y en ese cambio se nota demasiado que el otro no fue indiferente, que esta relación a pesar de todas las cosas nos marco. Y por todo esto va a ser difícil que te olvide.