jueves, 19 de julio de 2007

El cepillo de dientes

Siempre reconocí mi miedo al compromiso, pero debo reconocer que cuando llegue a su casa y después de un día agitado de trabajo, y al encontrarme con que me había comprado un cepillo de dientes a pesar de que sabe muy bien que cada vez que voy a su casa yo llevo el mió, me hizo sentir realmente muy bien, y lo primero que pensé fue que debía dejarme querer.
Todo esto me recuerda a un episodio de la serie Sex And The City en la cual Mr. Big le obsequia a Carrie un cepillo de dientes, aunque aquella relación tan particular de amistad- amor me recuerda mas a la relación que tengo con mi “gran amigo”
Que tema este, cada vez se hace mas común en las mujeres este miedo al compromiso, como si fuera que nos atarían y nos dejarían sin poder respirar al abrirnos un poco y aceptar que nos quieran, como talvez todas nos merecemos, cada vez lo veo mas en mis amigas, y lo peor es que no puedo decir nada al respecto ya que yo también sufro este síndrome de soltería perpetua que no me deja disfrutar estar al lado de un hombre maravilloso que me ama y sabe hacerlo.