lunes, 12 de enero de 2009

Las olas y el viento .... y algo más

A veces puedo resultar ser un poco irritante.
El año emprendido de maravillas, cerca del mar brindando y observando los fuegos artificiales.
Conociendo a un hombre nuevo en mi vida.
Recuerdo que ocurrió un sábado por la tarde, cuando salí del negocio en busca de unos vasos descartables para la panchería.
Estaba todo cerrado, y no se por que se me ocurre entrar en el negocio de la esquina, es un lugar en el que se puede encontrar de todo, pero menos vasos descartables.
Entro al lugar, me atiende una chica muy cordialmente me informa que no vendían lo que yo requería, habia un hombre reposado en una banqueta detrás de ella, y me consulta cuantos estaba precisando en realidad y yo le indiqué que lo mínimo eran cincuenta, pero que cien era la cifra adecuada, me dijo que él vendía y se ofreció a llevarme en auto hasta su negocio, y así lo hizo.
Subí al auto y me dirigí junto a él a un par de cuadras, me hizo una pequeña rebaja y me acompaño a la panchería para que los dejara y volvimos en auto al punto de partida. Antes de llegar me dijo su edad (31), que se encontraba solo, que todos los amigos estaban en pareja, que estaba cansado de pasar los fines de semana solo en su casa, me comentó además que esa misma noche había una fiesta en una localidad cercana organizada por los dueños del negocio en donde nos habíamos conocido y me invito a ir a la misma.
Recuerdo como comencé a producirme para dicho evento, pero el muchachito no se dignó a llamar, termine con una amiga en un antro, disfrutando de un recital de una banda de rock cualquiera.
Al día siguiente me manda un mensaje expresándome que habia tenido un inconveniente la noche anterior y me preguntaba si estaba dispuesta a salir esa noche con él, acepte a dicha invitación y combinamos el horario.
Paso a buscarme y fuimos a tomar algo y luego a hablar mas tranquilos frente al puente Rosario – Victoria.
Le comente que al día siguiente viajaba a Mar del Plata de vacaciones con una amiga, y él me dijo que también iba al mismo lugar y paraba en el departamento de un amigo, pero llegaba un día antes a que yo me volviera, pero quedamos en encontrarnos allá en mi último día de vacaciones.
Al día siguiente fui temprano al negocio a encontrarme con mi ex porque necesitaba que me entregara el dinero que me había prometido para mis vacaciones, que en realidad correspondía a parte de mi aguinaldo. Tuve que soportar por parte de él toda una escena, hasta llegó a pedirme sin ningún tipo de pavor que me quedara en la ciudad, que no viajara, yo no pude más que reírmele en la cara, no podía creer que me dijera algo así, hasta llegó a negarme lo que me correspondía, ya que se negó rotundamente a pagarme la semana en la que iba a estar fuera, ya que según él, yo no le habia pedido autorización para tomarme unos días, yo no quise discutir al respecto, estaba demasiado cansada para ello, me encontraba sin dormir ya que la noche anterior me había quedado despierta con Luz pintándonos las uñas y boludeando en realidad.
Al mediodía fui nuevamente al negocio a la misma hora que lo hacia todos los días, lo encontré a él más tranquilo, aunque con el trascurso de las horas se iba sulfurando poco a poco.
De un momento a otro llegó al lugar su amigo muy simpáticamente, como siempre acostumbra, estaba muy lindo el morocho, pantalón de vestir y camisa, muy perfumado. Cuando se encuentra en el lugar también su amigo es un poco distante conmigo, generalmente no me tutea, siempre fingiendo cierto respeto en demasía que hace que resulte todavía más agradable por su buen humor para hacerlo.
Yo me encontraba ordenando unos libros cuando tomó por sorpresa a su amigo por la espalda al llegar al lugar, se acercó a mi y solo me pregunto como andaba, y luego su amigo se encargó de llevarlo hasta la puerta como acostumbra a hacer para que converse solamente con él.
Yo hice un par de llamadas, tenía que dejar todo listo para irme tranquila a mis vacaciones y cuando volví a la parte delantera del negocio, observo como el hombrecillo le dice que lo espere un minuto que iba hasta el auto y volvía pero no volvió a aparecer. Talvez se dio cuenta que la situación estaba tensa, yo con una cara terrible a causa del cansancio existente en mi persona, que él desconocía, que evitaba notablemente que fuera talvez un poco cortés con los que me rodeaban y mi ex totalmente loco por que ya faltaban pocos minutos para que me fuera del lugar y tomara el micro rumbo a otra ciudad.
Minutos antes de irme trato de hacerme sentir una basura solicitándome justamente que antes de retirarme del lugar sacara la bolsa de papel con excrementos que se encontraba en el baño, lo hacia solo para castigarme, porque estaba muy enojado y no podía retenerme, obviamente yo no lo hice, pero cuando tomé mi cartera y con un simple “Chau” de lejos me despedí, él salio hasta la vereda para recordarme que no habia sacado “eso” de atrás, yo solo le contente que no era su sirvienta, a esa altura me sentía demasiado herida, siempre me habia dejado en claro que esos deberes no los debía hacer yo, que para eso estaban las demás empleadas, al principio siempre cuido esos detalles conmigo, pero ahora ya no le importa nada y trata de dañarme como si fuera la única forma que consigue sentirse menos desdichado.
Ni siquiera salieron frases de su boca como un “buen viaje!”, “que la pases bien” “cualquier cosa que necesites, avísame”, “pásala lindo” o un simple “chau”, ni esta última palabra me dijo.
Llegue a casa de Luz destruida, además del agotante cansancio que poseía, el mal momento que había pasado, que me dolía recibirlo más aun por parte de él, por que a pesar de todo, tengo millones de recuerdos muy lindos vividos con él y millones de cosas que agradecerle, por que gracias a su forma de ser llego a enseñarme muchas cosas a pesar que él las ignore, fue casi el único tipo que pudo sacar la niña que se encontraba oculta en mí y en varias oportunidades me hizo sentir mujer. Y también millones de momentos anecdóticos que nunca voy a olvidar.
Me duele tener que ser tratada por él de esta forma, después de todo lo que pasamos juntos.
Encima esa noche tenía que pasarnos a buscar, a mi amiga y a mi, el nuevo candidato para llevarnos a la Terminal tal como él mismo se había ofrecido la noche anterior, pero por suerte mientras me estaba bañando me llamó para decirme que no podía hacerlo, que habia tenido un problema con el auto, y fue realmente un alivio, yo estaba totalmente irritable, embriagada no solamente de cansancio físico sino también mental y totalmente nerviosa por la situación por la que había pasado y no quería que me viera así, no quería que me llenara de preguntas y tampoco tenia ganas de escuchar millones de boludeces que acostumbran a decir la mayoría de los hombres en el momento que deciden tratar de conquistar a una mujer.
Una vez en el micro no pude dejar de que aparezca mi terrible irritabilidad, quejándome de todo lo que pudiera suceder a mi alrededor, todo me resultaba chocante, mi compañera decidió sentarse del lado de la ventanilla, así que encima debía soportar que me chocaran los brazos y las carteras de las damas y caballeros que pasaban por el bendito pasillo, el aire acondicionado me comenzó a molestar casi al instante de subirme al micro, enfriando el ambiente en demasía, producía hasta la llamada “piel de gallina” en mis brazos, no me alcanzaban ni siquiera las dos camperitas que habia llevado para cobijarme un poco, debí usurparle el abrigo que llevaba luz para abrigar aunque sea, luego, con una de las mangas del mismo, mi adorado cuello, manía que no procura en desaparecer en mi, ya que siempre tengo que tenerlo abrigado. Ni hablar que tuve que enterarme de cada una de las cosas que se olvidaron en sus casas los pasajeros pudiendo enumerarlos uno por uno.
Ya en Mar del Plata todo muy bueno, el hotel muy sencillo pero acogedor, el primer día me dispuse a descansar ya que estaba agotada y en el viaje no pude descansar demasiado.
Mi nueva adquisición me llamó todos los días, recuerdo que el primer día lo hizo justo cuando yo me estaba levantando de la hermosa siesta y me dijo que debía disfrutar del sol, no podía contarle por teléfono todo lo que había sucedido antes de que llegara a Mar del Plata para que entendiera mi cansancio.
Recuerdo un día que estaba en la playa, muchísimo viento en la misma, yo me quise ir de inmediato y luz no me lo permitió casi me obligó a quedarme, lo consiguió pidiéndome que por lo menos nos quedáramos a tomar unos mates, yo estaba con un pareo que tiene de estampa la bandera de Brasil, una remera amarilla fluor, una bincha verde, los lentes de sol, luego me había puesto una camperita rosa, y encima el protector solar en los labios, que como las damas muy bien saben, dejan los labios con una película de pintura blanca sobre los mismos, realmente era un desastre, un payasito, en un momento se acerca un chico africano tratando de vendernos algunas pulseritas, pero ante nuestra negativa quiso sacarse una foto conmigo, yo siempre con los negros encima, talvez de la forma en la que me encontraba lo remonte a alguna especie de integrante de alguna tribu africana, principalmente por la pintura blanca que poseía en mis labios.
La odisea en el mar continuó un par de días más, hasta el infaltable pelotazo recibido por parte de algún niño desubicado que nunca falta.
Continuará….


10 comentarios:

roxana dijo...

Buena catarsis!!!!
Adelante!!!!!
Un saludo
roxana

Nerina Thomas dijo...

Sos tan jóven aún!! lo persivo. El camino es largo, sólo toma el timón y anda. lO DE AFUERA E ESO, DE AFUERA.
El camino lo decides tu. Nadie más.
Hombres hay millones, proyectos muchos y cuando estes lista la vida te sonreirá.
Aprende a discernir y a volar con alegría. Nadie va a regalartela, debes construirla, limpiar el camino y buscar dentro tuyo. Allí están todas las respuestas.
No es necesario la aceptación de los otros. El camino lo eliges tu amiga!!
un mimo al alma!!!

Ka-tica dijo...

Ay Endocimia!!!!! q historia... o que fragmento de historia!!!... realmente perpleja me deja...
1. por suerte dejaste a ese inutil.
2. inutiles sobran
3. No todos los hombres son inutiles
4. Largo pero entretenido el post
Un beso

VIVIR dijo...

Es una experiencia para sacar lo positivo... como todas las experiencias....


Un beso

Balovega dijo...

Hola niña pensaba que seguías de vacaciones, me alegro que ya estés de vuelta.

Si, ando un poco perdida pues he tenido a mi marido con una gripe tremenda y con bastante fiebre, aunque parece que ya va remitiendo y por el momento solo le queda una tos molesta que no le quiere dejar.

Por lo que he leído, y te diré que me he perdido varias veces teniendo que volver a releer, el comienzo de tus vacas no han sido nada agradables. Pero lo que más me gustó es que por fin has dejado a tu ex, y eso es muy bueno.

Claro que ya veo que has conocido a otro chico, jjejej... pues ten cuidado, pienso que debes vivir la vida y no enredarte tan rápido. Antes debes disfrutar y ver lo maravilloso que hay a tu alrededor, no todo es malo como tu lo pones. Solamente salir de vacaciones ya es algo estelar y motivo de alegría.

Me has dejado a media con el.. continuará.. así que espero que lo que venga sea mejor.. jjejeje

Por cierto, visita :

http://www.balovega.com/2009/01/y-llegaron-los-reyes-de-oriente.html

los reyes te dejaron un regalito, pero lo tienes que buscar..

Un besito, bienvenida amiga, feliz domingo.

lys dijo...

Creo que disfrutar de los dias merecidos de descanso debe der la meta de la heroina de tu historia.

leeré com sigue.

Un abrazo

La sonrisa de Hiperión dijo...

Toda existencia en esta vida, puede sacar algo positivo de vivir.
Saludos!

roxana dijo...

Toda la carne al asador!!! Veo que visitaste mi blog , !!! hace mucho que no sabia de ti. Un abrazo
Roxana

XyTö_^^ dijo...

me ha gustado el blog, me gusta leer o escuxar experiencias xke siempre tienen algo ke ver cn las mias y me gusta saber como la afrontan el resto de la gente.me pasare mas x akiii!.un besito argentinaa!

conxa dijo...

pues me he quedado asombrada, no sabía si era una historia inventada o autobiográfica, por los comentarios deduzco que es real, qeu es tu vida.

En cualquier caso, un acierto alejarse del ex, aun cuando hubieron buenos momentos. Quizá sea prematuro iniciar algo con la nueva adquisición, pero eso solo tú lo sabes.

Continuo leyendote.